El destino principal de nuestros vehículos es el de viajar, más o menos lejos, pero en definitiva VIAJAR.

Para desplazarnos por la ciudad, ir al trabajo, hacer recados o pequeñas compras, no es que no se puedan utilizar, pero otros vehículos, sin duda, resultan más prácticos.